Cronica de un viaje singular

23 de enero de 2008

El sabado viajamos con Mariela en una flamante unidad de Copsa. El vehiculo posee aire acondicionado, comodos asientos reclinables y ventanas panoramicas que te permiten apreciar el paisaje mucho mejor. El unico punto en contra son los estrechos pasillos, porque cuando se llena el omnibus realmente se complica llegar a la puerta de descenso.
Nuestra ilusion de tener un viaje confortable, se fue por el caño de escape cuando atras nuestro se instalo una bandada de planchas con la cumbiancha a todo volumen. Asi con el unico ritmo que las distinguen “chi qui chin – chi qui chin” y el contenido tan vacio como la cabeza de ellos, arrancamos de la Terminal de Rio Branco.
En estos amistá algo no me cerraba, estaban muy limpitos y prolijos, incluso para ser “plancha
postal", aunque hablaban y vestían como planchas, estas cruzas de cheto con plancha, eran unos nenes de mamá jugando a ser terrible banda de pelaos.
En determinado momento me imagine vestido como terminator caminando hacia ellos con escopeta en mano, pero la aparicion de una veterana, a la altura de Tres Cruces, haciendo su parodia humoristica a costilla de los “pare de sufrir” estropeo mi fantasia justiciera.
La doña habia empezado bien su numero hunoristico, hasta que se zarpo mal. A un joven le mostró una bombacha vieja con supuestas propiedades milagrosas (que mas de una pasajera casi se la manotea para constatar dichas propiedades en carne propia) le dijo: "Vos hace tiempo que no ves una de estas no" Las risas no tardaron en escucharse. Ni bien termino con ese, agarro a otro muchacho de carton ligador, luego de enumerarle varias formas cuasi-milagrosas de obtener el amor de una mujer, le expresó: “tu las probaste todas sin resultado, lo tuyo no es problema de fe, es tu cara nomas, mi viejo” El omnibus exploto de risa, mientras colorado como un tomate, el acusado de feo se escapo por la ventana, antes de bajarla a patadas del micro.
No pasaron de 5 minutos que, en la parada del Hospital de Clinicas, subio un morocho, vestido como rapero, haciendo con la boca los ruidos inconfundibles del Hip-Hop, estaba sorprendido no sabia si reirme o aplaudirlo, habia que reconocer que el morocho irradiaba simpatia y supo ganarse a los presentes. Al pedir una colaboracion aclaro que él lo hacia porque le gustaba, y no iba a llorar con el clasico slogan de la mayoria de los vendedores ambulantes que no tienen trabajo y no quieren delinquir, etc....
A ritmo de los pibes chorros seguimos el viaje. Pasando la tienda inglesa de lagomar, una doña le pregunta a una mujer al lado de la puerta de descenso, si iba a bajar en la que viene. La chica le dice que si. Al minuto, la misma señora le pide permiso para pasar, aunque le faltan como diez paradas para bajarse.La chica le repitio que bajaba en la proxima, en un tono de ¿Abuela se olvido de tomar la pastilla?
Cuando estabamos llegando al peaje, como los pasillos son muy estrechos, no pensado para los gorditos uruguayos, una señora, intento pasar entre medio de un flaco y quedaron como abotonados, no iban para atras ni para adelante, desesperada la doña lo agarró de la cintura al muchacho, lo apoyaba de atras, era una escena totalmente bizarra, el apretado le decía: “Bueeee la veo difícil”
Eso fue un manoseo alevoso por parte de la veterana que aprovecho a tocar carne joven, si no llame al Inau, fue porque nos bajabamos en la proxima. Pero la “acosadora de los pasillos” no se bajo con nosotros, se ve que me vio acompañado y me salve de un seguro ataque. Pero quedo cerquita de los imitadores de planchas, tal vez ellos no corrieron con la misma suerte, nunca lo sabre. La verdad que los viajes en Copsa son muy pintorescos y entretenidos. Hasta el proximo viaje.

4 comentarios:

Ivanna dijo...

jajaja los viajes en copsa suelen ser folcloricos!!! sin duda

Mariolo dijo...

uu, la vieja bufarrera de copsa, jajaja

Anónimo dijo...

COPSA SEMPRE COPSA jajajajaja muy bueno

El omnibus realmente lindisimo hasta me sorprendi, pena que no mejoraron los pasajeros tambien

Graciela

Inaicool dijo...

No sé porqué pero... tengo la ligera sensación de haber dejado en este post un comentario anteriormente...

Hola Fernando, en primer lugar agradecerte que visitaras mis fotos en Flickr!, me alegró mucho saberlo, es una página a la que dedico tiempo…

El post es muy coñón, eso si es verdad y no es cierto que en la mayoría de los casos es así?
Muy bueno tu golpe de: “el ultimo que fui era tan malo que pedi el divorcio”. Me he reido mucho!

Tu ya hace tiempo que estás en mi Bloroll!


Un beso muy fuerte!